Home/Entradas/¿Qué es un ecommerce y cómo pódes crear tu propio comercio electrónico?

¿Qué es un ecommerce y cómo podés crear tu propio comercio electrónico?

Hace varios años que el ecommerce o comercio electrónico empezó a hacerse cada vez más popular gracias a plataformas como Amazon, Ahora gracias a la pandemia se ha convertido en el método de compra preferido a nivel mundial.. Muchas empresas han dejado atrás el modelo de ventas físicas para expandirse online. De hecho, cada vez son más los comercios que nacen para dar servicio exclusivamente online ¿Quieres saber qué es un ecommerce y cómo funciona? ¡Outcoding te explica de qué se trata!

¿Qué es un ecommerce o comercio electrónico?

Podríamos definir un ecommerce como una tienda virtual. Un método de compraventa que utiliza internet como medio para realizar transacciones y contactar con sus consumidores. No sólo mediante una página web, sino también a través de las redes sociales. Este modelo de negocio ha sido clave para que pequeñas empresas puedan crecer y acceder a otros mercados. Tener un negocio online abre a la empresa un amplio abanico de posibilidades. Ofrece la oportunidad de llegar a un mayor número de consumidores sin importar el lugar en el que se encuentren. Además, la reducción de costes en cuanto al alquiler de un local físico (con todo lo que eso conlleva), permite bajar el precio del producto y ser más competitivo.

Poner en marcha un ecommerce no es imposible. Necesitas una página web que ofrezca una buena experiencia de usuario, vender productos personalizados y un servicio de mensajería de confianza. También, por supuesto, muchas ganas de emprender tu propio negocio, así como creatividad para promocionarlo.

¿Cuáles son los tipos de comercio electrónico?

No existe un cliente explícito para todos los ecommerce. Esto dependerá del producto o servicio que se ofrezca y del negocio en sí,  ya que existen diversos tipos de comercio electrónico. Los más comunes son los siguientes:

Business to Consumer (B2C)

Este modelo de ecommerce es el más popular. Se refiere al proceso de venta de productos y servicios directo entre una empresa y el consumidor, que son los usuarios finales del producto.  El B2C online se ha convertido en una amenaza para los minoristas tradicionales. Algunos ejemplos serían Carrefour, Zaful, Amazon, etc. ya que son empresas que ofrecen servicios o productos directamente a personas online.

Business to Business (B2B)

El término engloba todas las empresas que crean productos y servicios orientados a otros negocios. Los dueños de empresas probablemente tendrán que trabajar con una B2B en algún momento. Se trata de empresas de apoyo que cubren las necesidades de otras compañías para operar y crecer.

Por ejemplo, negocios que proveen contenido web a otras. Por ejemplo, blog posts, publicaciones en Instagram, agencias de posicionamiento web, etc. Amazon Business sería un buen ejemplo de B2B.

Consumer to Business (C2B)

El Consumer to Business es un modelo comercial en el que un usuario final crea un producto o servicio que una organización utiliza para completar un proceso comercial y obtener una ventaja competitiva. Esta metodología transpone completamente el modelo tradicional B2C, donde una empresa produce productos para el consumo del público final. El C2B nació a partir del crecimiento de social media y el contenido generado por los consumidores, como páginas web, blogs, podcast, vídeos, etc.

Un ejemplo claro de C2B serían los influencers o blogueros. Normalmente, una de estas figuras recomienda un producto y añade el enlace a la venta, existiendo una colaboración pagada.

Ventajas de un Ecommerce

Costos Bajos

Abrir una tienda física es tremendamente caro y exige mucho tiempo. Hay que pagar el alquiler del local, amueblar el espacio, conseguir el equipo necesario, contratar empleados, etc. En cambio, un ecommerce es mucho más barato. Si ya tienes una base de clientes y quieres abrir una página web, probablemente pagarás  para su creación. Sin embargo, es más económico buscar el hosting y que esté listo en menos de 1 mes.

Flexibilidad

En un comercio electrónico puedes cambiar las ofertas de los productos, su presentación o las acciones de marketing casi al instante. Es extremadamente flexible y permite adaptarse a las necesidades cambiantes de los clientes y demandas del sector empresarial.

Recopilar Información

Toda empresa que tenga actividad online obtiene datos útiles de los consumidores. Desde cómo navegamos en un website o qué tipo de sitios visitamos hasta qué productos compramos. Por eso, si tienes un ecommerce podrás recopilar información directa sobre qué es lo que les impulsa a comprar o qué los detiene. Puedes utilizar esa información para mejorar la experiencia de compra y aumentar la probabilidad de que los visitantes se  conviertan en clientes. En una tienda física es muy difícil calcular estos datos, ya que no suele haber registros suficientes.

Facilidad de Expansión

El ecommerce también permite que el negocio crezca más fácilmente ya que no exista un lugar de operación limitado. Se puede vender a cualquier lugar de cualquier país abre mucho el abanico de posibilidades de cara a una expansión a futuro.

Más Personalización

En una tienda física es imposible que tus productos agraden a todo el público. Sin embargo, un ecommerce ofrece oportunidades de personificación mucho más amplias.

Gracias a las cookies puedes recopilar información sobre un cliente y luego obtener un conocimiento valioso sobre quiénes son y a qué tipo de anuncios responden mejor. Con esta información puedes configurar tu website para ofrecer automáticamente a los clientes los productos que es más probable que les interesen.

Automatización

Cada vez más, la mayor parte de las operaciones de las tiendas online están automatizadas. Esto disminuye considerablemente la probabilidad de errores humanos, como extraviar pedidos o facturas cargadas incorrectamente. Además, la automatización de procesos genera respuestas rápidas a los clientes y disminuye los costos.

Crecimiento Orgánico

Otra de las ventajas de las tiendas online es que anunciarse y posicionarse bien en los buscadores es más barato y fácil. Existe la posibilidad de crecer orgánicamente creando contenido y generando confianza en la audiencia sin gastar dinero en publicidad o marketing. Aunque todo debe compensarse, es posible atraer sólo tráfico orgánico con una buena estrategia de SEO.

Pasos para crear tu propio ecommerce

Crear una empresa desde cero nunca es fácil, pero tampoco imposible. Sólo necesitas una pequeña inversión y muchas ganas de dedicarle tiempo. A continuación, Outcoding te explica los pasos fundamentales para empezar a desarrollar tu propio negocio online:

1. Análisis de la situación:

Aunque tengas claro el producto o servicio que quieres ofrecer, es crucial hacer un análisis externo e interno y un análisis FODA de tu proyecto, con especial atención en los factores demográficos, económicos, tecnológicos y socioculturales. Decide a quién te quieres dirigir y detecta quién será tu competencia, precios y limitaciones. Mejor tener todas las variables en cuenta antes que descubrirlas una vez iniciada la aventura.

2. Creación del site:

Cuando tengas clara la idea de negocio y hayas decidido el modelo que usarás, dale rienda suelta a tu creatividad para escoger el nombre y el dominio. Actualmente existen herramientas online que te permiten crear un ecommerce gratuitamente. En el caso de tener presupuesto suficiente, es recomendable contratar a una empresa de hosting. En cuanto al diseño, debería de ser original, atractivo y mobile friendly.

Igual que el nombre de la empresa, el nombre del dominio será lo que los consumidores identifiquen. Además de guiarlos a tu página web, un nombre de dominio correcto ayudará al reconocimiento de tu marca.

3. Configura el envío:

La rapidez y la puntualidad de los pedidos debe ser impecable. Contrata a un shipping service de confianza y facilita al cliente la localización de su pedido a tiempo real. En el caso de no querer intermediarios, procura tener un sistema de mensajería efectiva.

También debes establecer una política de envío que cumpla con las expectativas de los nuevos clientes y comunicar los costes, términos y las limitaciones del envío.

A partir de ahí, deberás comparar tarifas de envío, imprimir las etiquetas y automatizar las actualizaciones de envío.

4. Personaliza tus productos:

Podemos decir que existen tiendas online de todo tipo. La competencia está garantizada. Por eso, es necesario buscar cómo personalizar y aportar valor añadido a tus productos. Diferénciate del resto y encuentra algo que te caracterice.

Es importante recordar tener una buena descripción persuasiva del producto aborda el problema del cliente, enumera sus características y destaca los principales beneficios para impulsar la venta.

5. Métodos de pago:

Hay clientes de todo tipo. Existen aún usuarios desconfiados de comprar en línea y sólo pagarán si existe la opción de reembolso. Otros, en cambio, preferirán realizar transferencias, pagar con tarjeta, PayPal o inclusive con Bitcoin. Por eso, cuantos más métodos de pago pongas a disposición del comprador, mejor experiencia le ofrecerás.

6. Marketing Digital

¿Ya tienes tu ecommerce en marcha? Llegó el momento de conseguir clientes y darse a conocer. Para eso, es importante que estés presente en social media. Además de tu estrategia de posicionamiento orgánico con SEO, puedes impulsar tu negocio online con adwords por medio de Google AdWords y Facebook Ads

¿Qué te pareció nuestro artículo? Compartilo si te pareció útil.

Y si necesitas ayuda con la creación de tu negocio online y estrategia digital Outcoding te puede ayudar. Contamos con más de 20 años de experiencia en la industria tecnológica.

Contact us for further information!

Contact us for further information!

Share This Story, Choose Your Platform!